Una chispa, un punto de soldadura o una rebaba ardiente que golpea tu arnés de poliéster o nylon puede bastar para inutilizarlo. ¿Cómo evitarlo? Con un arnés especializado, un Arnés de Soldador Fall Protection HAWK.

En HAWK hemos desarrollado un arnés, cables y puntos fijos especializados para la resistencia al calor. ¿Cómo lo logramos? fabricándolos usando dos fibras muy especiales: Kevlar® y Nomex®.

EL kevlar® Es un polímero de tipo poliamida descubierto por error en 1965 por la química polaco-estadounidense Stephanie Kwolek en Dupont.

Desde entonces se usa en la elaboración de hilos con prestaciones de resistencia extraordinarias en chalecos antibalas, cascos y motores de autos de la fórmula 1, alas, motores de avión y trajes espaciales.

El Nomex® es una variante del Kevlar, su molécula es de cadena larga. Es una fibra resistente al calor y al fuego, que no se derrite, no gotea, ni favorece la combustión.

El tejido Nomex® absorbe la energía térmica y se expande; y este engrosamiento ayuda a detener la transferencia de calor a la persona, creando una barrera entre lo que cubre y el exterior.

Con la correcta combinación de ambos materiales y su diseño estructural, creamos el arnés de Soldador Fall Protection HAWK, que te protege al hacer trabajo de soldadura en alturas y cuida tu inversión; porque este arnés es de alta durabilidad y resiste temperaturas de hasta 420˚C.

Para un trabajador especializado, un arnés especializado.